Buscar

Castillo de Ambra

Marjal de Pego

Barranc de l'Infern

Marjal de Pego

Inicio-

Qué ver

Esta mancomunidad o subcomarca de la Marina Alta está compuesta por cinco poblaciones unidas por sus montañas, valles y lazos históricos. Ubicadas en el corazón de la Marina Alta, conservan tradiciones de otro tiempo con la misma naturalidad con la que se cultiva la tierra.

 

En PEGO nos detendremos para dar un paseo por sus calles que aún conservan el trazado original medieval.

 

Partimos de la Capilla del Ecce-Homo, patrón del municipio, de estilo barroco, y seguimos hasta la Plaza del Ayuntamiento donde se encuentran la Iglesia Parroquial de la Asunción y el propio Ayuntamiento, instalado en un edificio señorial. A continuación, podemos visitar la Casa de Cultura que alberga el Museo de Arte Contemporáneo y el Museo Etnológico (del cultivo del arroz y oficios tradicionales), y la colección entomológica Juan Torres-Sala.

 

Es interesante recorrer el Parque Natural del Marjal de Pego-Oliva, una zona húmeda donde se cultiva el arroz. Es uno de los mayores espacios de biodiversidad del Mediterráneo, y es el hábitat de diversas especies de fauna y flora.

 

El culto y la religiosidad han dejado ermitas como la de Sant Miquel, la de Sant Josep o la de Sant Antoni. Y por último, nos detendremos en el Convento Franciscano, sin olvidarnos de visitar seguidamente las ruinas del Castillo de Ambra.

 

En LA VALL D’EBO su historia se deja sentir en los rincones donde el hombre habitó, desde las pinturas rupestres o las ruinas de los poblados moriscos que aún hoy se pueden apreciar, hasta visitar el museo Etnológico. La Vall d’Ebo es de una gran belleza natural por sus parajes espectaculares como son els tolls (piscinas naturales) o el Barranc de l’Infern, la catedral del senderismo. Y hablando de bellezas naturales, cabe destacar su tesoro natural que es la Cueva del Rull donde podemos contemplar las formaciones de estalactitas y estalagmitas.

 

Continuamos la ruta acercándonos a LA VALL D’ALCALÀ, reducto del caudillo Al-Azraq (que se enfrentó a Jaime I El Conquistador). Está formado por Alcalà de la Jovada y Beniaia. De su visita cabe destacar el poblado morisco de L’Atzuvieta, el mejor conservado de la Comunitat Valenciana. Merece también la pena conocer las “neveras” (pozos de nieve) del s. XVIII, la de Dalt y la de Baix, que abastecían de hielo al puerto de Dénia.

 

De vuelta, atravesamos VALL DE GALLINERA donde sobresale el arco natural de piedra visible desde distantes puntos del valle, la Penya Foradà.

 

En L’ATZÚBIA encontraremos el encanto de un pueblo que abre la vía del interior de las montañas hacia el mar. En este pueblo la naturaleza nos presenta la Cueva de Canalobre y el bonito paraje del Tossal del Llop. El núcleo de Forna sorprende por el magnífico estado de conservación del pueblo, que guarda todo el encanto de las alquerías moriscas, presidido por su castillo medieval.

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Si continúa navegando, consideraremos que acepta su uso. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies.